Qué hacer si te identifican por presenciar una redada racista


Los controles policiales discriminatorios basados en perfiles raciales o étnicos son una triste realidad que tenemos que sufrir de manera cotidiana.

Estos controles ilegales e inmorales que la policía realiza contra la población migrante han sido denunciados tanto por organismos internacionales (por ejemplo la ONU o Amnistía Internacional) como por diversos colectivos dentro del estado que llevan años luchando contra estas injusticias. 

Incluso el Sindicato Unificado de Policía acaba de denunciar su existencia y la vergüenza que suponen tanto las redadas como las condiciones que sufren las personas que, tras ser detenidas por no tener papeles, son encarceladas en los Centros de Internamiento para Extranjeros.

Sin embargo el Ministerio del Interior y la policía niegan una y otra vez que se produzcan estos controles, pues saben que no tienen ningún derecho a realizarlos. Dentro de su estrategia de ocultamiento y represión, una táctica cada vez más utilizada consiste en identificar (y muchas veces proponer para sanción) a las personas que se detienen a observar y/o documentar estos controles. 

Se trata de intimidarnos. Castigarnos por ver lo que no quieren que veamos, por estar donde no quieren que estemos, por no bajar la cabeza y convertirnos en cómplices de sus acciones como quieren que seamos. Cuando nos suceda algo así, podemos y debemos ir al juzgado y denunciar.

¿POR QUÉ DENUNCIAR?

Porque la policía actúa de manera ilegal e inmoral. No estás cometiendo ningún delito por pararte a observar una redada racista. Su intención al identificarte es claramente intimidatoria y se trata de un abuso de poder por su parte.

Porque a raíz de estas identificaciones la policía te puede proponer para una sanción administrativa o una denuncia penal para que “la próxima vez te lo pienses”. Para denunciarte, la policía suele alterar o directamente inventar lo que ha pasado a su conveniencia. 

Tu denuncia, en el caso de que te llegue la multa o denuncia penal, deja por escrito una explicación de lo que ha pasado. De otro modo, al contar tu versión meses después, te puedes encontrar con la siguiente respuesta por parte del juez: “Si eso que cuenta es verdad, ¿por qué no lo denunció?”

Porque si todxs denunciamos, quizá en un futuro la policía empiece a pensar que no puede actuar con la impunidad a la que están acostumbradxs.

¿QUÉ CONSECUENCIAS ME PUEDE ACARREAR LA DENUNCIA?

Mucha gente que es identificada, maltratada o incluso agredida por la policía no lo denuncia. Generalmente por una sensación de que se van a meter en líos que es falsa.

No estás haciendo nada malo. Estás denunciando algo que te ha pasado. Será el juez el que decida si lo que denuncias es subsumible en algún tipo de delito o falta. Generalmente se van a poner de parte de la policía y tu denuncia será sobreseída y archivada por entender que no hay infracción penal alguna. Pero estás en tu derecho a denunciar.

Ni la desestimación ni que la denuncia sea aceptada supondrá ningún coste, ni tendrás que contratar abogado o procurador. Tampoco supone una inversión de tiempo mayor que ir a denunciar a los juzgados y, en caso de que haya un juicio, a testificar.

El juez no te va a condenar a nada ni te hará pagar nada si falla en tu contra.

¿CÓMO DENUNCIAR?

No es recomendable ir a la comisaría a poner la denuncia. Estás diciéndole a la policía que la vas a denunciar. Puede darse el caso de que entonces ellxs contradenuncien (te denuncien a ti) para cubrirse las espaldas. También puede ser que directamente no tramiten tu denuncia, como ya ha ocurrido en muchas ocasiones. 

Para evitar esto se debe ir directamente al juzgado (por ejemplo, en Madrid, a Plaza de Castilla).

Se trata simplemente de presentarte en la entrada del juzgado y decir que vas a poner una denuncia. 

Entonces te darán un formulario tipo donde pones tus datos y explicas lo sucedido.

Trata de explicar las cosas con sencillez y claridad. Sin inventarte nada, exagerar o entrar en términos legales o tecnicismos. Simplemente contar la verdad. No la fuerces porque estés enfadado o con ganas de vengarte por una situación injusta.

Cuantos más datos mejor: Es bueno haber conseguido el número de placa de quien te identifica, números de matrículas de coches patrulla, hora, fecha, lugar, cuántos policías hay…

Aunque no hace falta ponerlo en la denuncia, estaría bien si cuentas con testigos por si hubiera juicio.

OTRAS ACCIONES A CONSIDERAR

A menudo nos llegan noticias de compañerxs en la situación antes descrita:

Identificados, intimidados, amenazados y que encima tienen que hacer frente a multas totalmente injustas. Si no denunciamos, si nos callamos, estamos siguiendo el juego a aquellos que encierran a las personas por su procedencia y a sus políticas racistas. Nos convertimos en cómplices de los que quieren nuestro silencio de una forma u otra.

Es por esto que además de las denuncias en el juzgado, hay que darle la mayor publicidad posible. Hay que visibilizar estas prácticas para que dejen de actuar con la impunidad con la que actúan. Que sepan que no nos vamos a callar.

Puedes poner una denuncia al defensor Defensor del pueblo.

Puedes contarnos tu caso al Grupo de Trabajo de Migración y Convivencia de la Asamblea Popular de Lavapiés (infoincola@gmail.com) para que le demos difusión.

Puedes tú mismo denunciar la situación a través de listas de correos, redes, sociales, medios de contrainformación…

GRUPO DE TRABAJO DE MIGRACION Y CONVIVENCIA – ASAMBLEA POPULAR DE LAVAPIES

http://madrid.tomalaplaza.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario