El alcalde de Sevilla tiene un hijo especial


Como si de la canción de Los del Río se tratará, el beato alcalde genovés de Sevilla ayer se vió obligado a convocar una precipitada rueda de prensa para intentar demostrar que las casualidades existen, y que tiene un hijo con un sabor especial al que le persiguen las casualidades y que mire por donde se mire con ellas nada tiene que ver su entusiasta padre.

Y tanta explicación tiene su origen porque el vástago del susodicho que se llama Juan Ignacio Zoido Alcázar, a pesar del 50% de paro juvenil que existe en nuestro país, es un tipo con suerte.y ha sido fichado por el conocido despacho de abogados Garrigues con un contrato en prácticas por los que el hijo del Sr. Alcalde recibirá 28 mil euros anuales.

Es decir, más del doble de lo que cobraría un mileurista con el mismo titulo universitario que su chaval , si es que el mileurista de marras tiene la suerte de ser contratado.

Dice el Sr. Alcalde que su contratación es pura casualidad y que nada tienen que ver ni con los numerosos contratos que el bufete Garrigues mantiene con el Ayuntamiento de Sevilla para labores de auditoría y asesoramiento en algunas empresas y organismos del Ayuntamiento ni con la creación por parte del equipo municipal de un puesto ad hoc de Subdirector del Real Alcázar de Sevilla, que de modo casual ha ido a parar a la esposa de uno de los socios de ese bufete.

También alega el beato regidor que la reciente decisión del Consejo de Mercasevilla, con mayoría genovesa, de cambiar de bufete y adjudicárselo al que ahora ha contratado a su especial hijo es también pura casualidad. 

Igual que lo es que el único bufete de abogados que hace una donación de 15.000 euros para la celebración de la Copa Davis en Sevilla sea el de Garrigues.

Si esto sigue, al final, va a resultar que es una casualidad de lo mas casual que este chaval tan despejado y tan brillante sea casualmente el hijo del beato Alcalde. Todo se andará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario