El Toro de Vega - Salvajismo y tortura animal en el siglo XXI


A pesar de la protestas en todo el estado español y también en el extranjero, año tras año, el segundo martes de septiembre y en honor a la Virgen de la Peña, en la localidad de Tordesillas (Valladolid), un toro es lanceado hasta la muerte.

El dí­a más sangriento es el martes, cuando se corre el famoso "Toro de la Vega". Este tradicional espectáculo taurino viene celebrándose desde hace siglos. El Toro de la Vega es, además, la pervivencia de uno de los rituales taurinos más antiguos y únicos de España: el Lanceamiento del toro, una suerte que era la estelar del torneo antes de la introducción de las corridas en el siglo XVIII. Para ello se pone mucho cuidado en escoger un buen ejemplar, de por lo menos 500 kilos de peso y varios años de edad que además haya procreado, y desde luego, "tenga estampa".

Hacia las 11 de la mañana del martes, da comienzo el Toro de la Vega, tradicionalmente en la Plaza Mayor ( aunque actualmente se hace desde una calle cercana - la de San Antolí­n ). Desde allí­ va haciendo el recorrido tradicional por las calles de la villa hasta el puente. Atravesando el puente, el toro se enfrenta a su suerte. Al otro lado le esperan caballistas y peones provistos de lanzas que no pararán hasta matarle a través de un espacio acotado de la amplia vega que se extiende al otro lado del rí­o. Más de cien lanceros acosan al animal por el campo dándole lanzazos hasta lograr su muerte. Este Torneo se rige actualmente por unas normas establecidas por el Ayuntamiento de Tordesillas, que básicamente consisten en la prohibición de intentar abatir el toro hasta que no llega a una zona delimitada a tal efecto y la total prohibición del uso de cualquier vehí­culo a motor en la zona del Torneo.

Pese a que el Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (PACMA) convocó el domingo dos protestas para acabar con esta fiesta que se remonta desde la época medieval con Juana la Loca, no lo han podido conseguir. El Ayuntamiento ha permitido que esta salvajada se haya llevado a cabo un año más. Hoy, durante la celebración de esta fiesta, ha aparecido un ultraligero que rezaba “Respeta a los animales”. Los turresilanos han silvado y le han abucheado dedicándole insultos.

Gracias a un reportaje del programa de Telecinco “Está pasando”, hemos podido ver como los participantes en la matanza no permiten que los medios de comunicación graben el momento en el que matan al toro lentamente. Además, de manera agresiva (no podía ser de otra forma) amenazaban al cámara y a la reportera. Encima, se han despachado con algunas frases que en pleno siglo XXI cuesta creer que todavía se puedan escuchar.
Sólo ha durado 12 minutos, tendría que haber durado mucho más.
Esta fiesta es la mejor que hay en el mundo, se hacía desde Juana la Loca y no nos la van a quitar nunca.
Esto es un cara a cara entre el hombre y el toro, las organizaciones antitaurinas no se pueden quejar.
Es indignante que todavía haya gente tan ignorante, sin educación, sin respeto por los animales, gente que disfruta con el morbo de ver morir a un pobre animal. ¿Sí se hiciera eso con el perro que tienen en casa como mascota se vería gravísimo, verdad? Un toro tiene el mismo derecho a vivir que un perro o cualquier otro animal. Basta ya. Hay que detener esto. Por suerte, confío en las nuevas generaciones, mucho más educadas y sensibles que las que arrastramos todavía. ¡Qué se acabe ya el ‘palurdismo’ de muchos pueblos de España…que menudo ejemplo damos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario